viernes, 26 de noviembre de 2010

Estoy escribiendo un libro. Es como un hijo, todos tienes patitas y manos pero realmente cada uno es particular y singular. Quiza no he querido hacer algo que en comparación sea mejor que nada.Solo he escupido, he escupido sentimientos y sensaciones y me he encontrado con todo un universo especial donde las palabras eran sencillas y las canciones se bailaban al son de unos tambores. El aire de este libro ha llenado mis horas mas tristes y he creado....he creado un mundo mio donde era libre para imaginar y desear, un mundo donde podía amar sin represiones a todos los personajes, un mundo donde yo misma me sumergí y de donde la energía subyace de todas las cosas y se opone a las superficialidades.
Pensé en meter parte de la realidad en el libro pero esta vez me pedia fantasia porque la fantasia es el unico antidoto que nos ayuda a vivir esta vida extraña llena de baches. Si miramos la vida con los ojos de un niño es mas sencillo levantarse por las mañanas solo que mi niño era un poco rebelde, se enfadaba a todas horas y me planteaba serios agorismos acerca de la existencia  y de la reflexión de la vida.

Ya esta parido y aunque falte pasarlo a limpio solo falta quitar la placenta y recoger el cordón ubilical. No señores no quiero tener hijos, era solo una metafora.
Ha sido increible sentir el aire en la cara y esas palmaditas que te dan en la espalda diciendo que siga la historia, que no pare. Esos pequeños fantasmas que hacian posible todo eso y mas y que a menudo contaban los segundos para salir a la palestra y casi se suicidaban en el suelos para postrarse en la hoja de papel.

Ha veces me pregunto porque esta simple necesidad de escribir hace que yo siga existiendo porque antes no exitia y ahora he sido parida por unas simples hojas huerfanas.

Como vengo del mundo de fantasia voy a intentar que no muera la emperatriz.
Ella hace de espejo en mi vida y aunque  no me importe demasiado la realidas
voy a quedame escribiendo por si acaso alguna ninfa me arasca la nariz y hace
que llegue la inspiracion.

2 comentarios:

Fernando Sancho Lobato dijo...

Que ganas de encender el flexo, mirar por la ventana como un frío gélido aconseja el calor del hogar, observar el escritorio, donde 'Espiral Bipolar' quiera ser descubierto, y lanzarme a la aventura y a la fantasía que has creado. Estoy convencido que va a ser una obra maestra cuando tengas entre tus manos la primera copia, isthar, la pieza maestra que tenías dentro y sólo has tenido que escupir, como tu dices.

Enhorabuena por el libro, estoy muy orgulloso de ti, amiga escritora.

Quien sabe si algún día me entrará a mi también el gusanillo y me dé por coger un folio en blanco y comenzar de cero algo sumamente grande, como lo que tu has creado.

un beso muy fuerte, campeona

isthar en la noxe dijo...

Gracias por el comentario. Ahora falta la parte mas dura y con los examenes no puedo ponerme ahora con el word, pero a partir de febrero la criatura cogera forma.
Gracias por tu apoyo señorito Sancho, un beso grande.